ÉRASE UNA VEZ QUE SE ERA...
que la palabra dejó de ser tinta
para ser revoloteo
en la yema de los dedos...

Y las letras fueron hiedras;
frondosas lianas tocando el cielo.
Fueron primavera floreciendo;

... y apareciste tú...
tú,
que ahora nos lees...

Y se enredaron nuestros verbos,
nuestros puntos y comas,
se engarzaron nuestras manos
cincelando sentires y cantos.

Entre líneas surcamos
corazón al mando; timón
de este barco...

©Ginebra Blonde

Participantes y textos de la convocatoria de verano, 
julio y agosto:Un verano de fotografía”.

RodrigoFúster/ Gustab/ Campirela
Nuria de Espinosa/ Ginebra Blonde.

domingo, 7 de julio de 2024

Un beso, de Mil Estrellas en julio, Luz y sombra

 

(Autor: ©Rodrigo Fúster)

(Tim Swallow)

"... Sus manos aún no me han soltado. Agita cancina, levemente mi sexo, para sorber y extraer las últimas gotas de mi existencia. Bajando, recoge con largos y lentos sorbos las gotas transparentes que escapan de él. Disfruta cada halo de vida, cada gemido, con delicados besos, hasta dormirlo entre sus dedos. Unos labios lo despiden para dormir la noche.

Flor lasciva, seductora, exquisita y deliciosa, con el deseo insostenible de su boca, mi excitación emergente en el sobre mágico, donde se pierde mi deseo erótico e insondable.

De su linda flor, de su linda boca, abotonada de rubíes, llena de sangre y el deseo brotando de su piel. Rodeada de delicados pétalos sedosos, sabe a dioses, bebedero y ambrosía.

Un beso de mil estrellas, mil besos untados en el más delicado aroma, de salivante néctar. Toda sensual, toda furia reprimida entre sus delicados labios.

Todo su sensual cuerpo sabe al elixir, a pudor que me fulmina. Desnuda entre sábanas, luce el jardín de esplendor vulgar, embriagante. Corona de rodeados vellos, virgen  humedal.

De esa espesa floritud, se asoma tímida, el punto de casquillo rojo escarlata, la carne mojado, de aroma nítido, profundo esplendor, excitada (excitado).

Pasión que tiembla al abrir sus piernas, abismo que me envuelve y domina. Expuesta a ser bebida por mis labios y probada por mi boca, más allá de la profundidad, y el roce de calores, como llamas mismas en el interior, de un infierno zumos, un infierno que me quema y consume.

Mi éxtasis vuela en círculos dentro de una estrella de mar, rompiendo cadenas, deseando calcinar sus labios,  al tiempo que ahoga mis palabras.

Caudal desbordado de agua, endulzando mis labios. Vulva caprichosa de perfumes, de pasiones encantadas.

De tu follaje nace el botón rosa oscuro irresistible, donde brotan tus gemidos, sus chillidos de orgasmo y silencio.

Capullo florido, erección sostenida, bebiendo a sorbos salivantes, infierno caudaloso que consume, hasta hacer hervir mi sangre, y soltar mis cremosos caudales bañando su vientre, mojando tu mente, calmando tus delirios de ser poseída en raudales".

Juan de Marco.


©Rodrigo Fúster

(Relato perteneciente a la propuesta de Variétés: “Un verano de fotografía”)


2 comentarios:

  1. Toda una descripción de un momento intenso entre dos cuerpos sedientos de gozar el deseo y placer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sensual momento de satisfacción. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu compañía... ©Gin

Gracias por tu visita y tu compañía... ©Gin