Érase una vez que se era…

... que la palabra dejó de ser tinta
para ser revoloteo entre la yema de los dedos
Y las letras fueron hiedras llegando lejos
Frondosas lianas tocando el cielo
Eran primavera que florecía
en esta red sin distancias y caricias
en el alma y las mejillas...

...Y apareciste tú...
tú, que ahora me lees...

Y se enredaron nuestras letras,
nuestros puntos y comas,
se engarzaron nuestras manos
cincelando sentires y cantos
Entre líneas surcamos
Corazón al mando; timón
de este barco...

©Ginebra Blonde

jueves, 25 de octubre de 2018

...


Ali, aliciente ¿qué me mueve a levantarme cada mañana cuando aún todo está oscuro? Las lágrimas se han quedado impregnadas en la almohada, y en mi rostro se percibe el surco de una riada.
¿Aliciente? ¿Qué me cautiva cada día a soportar el cansancio que me pasa todo un planeta en mi costado?
Cada día: prisas, ruido, gente, llegar a tiempo, no salir tarde. El reloj sólo tiene tres minutos que siempre me hacen llegar el último. Y en el camino me encuentro sufrientes, pobres, soledades, ecos anegados, gritos quemados, países hambrientos, cañones lejanos que llenan el mar de extraños fugaces huyendo del mal. Mujeres vestidas de rosa, otras calladas por el luto. Y este es el mundo.
Y a pesar de todo, cada día me levanto, un abrazo ha evaporado las lágrimas de mi almohada. Un rayo de luz ha iluminado mi mirada. Un beso ha borrado mis ojeras de la cara y una sonrisa ha aliviado el peso de mi espalda.
En el bolso, un libro de poemas me acompaña: "las batallas más importantes son las que peleamos en el silencio de nuestra alma". Y el traqueteo del tren me susurra que en un segundo estoy de vuelta a casa. Por el mundo que duele tanto, ya rezo.


Relato perteneciente a la propuesta: "Alicientes"


5 comentarios:

  1. Un buen texto donde la tristeza está presente , aún así es valiente y ese libro lleno de ilusión hace que su rostro vuelva a iluminarse ..me gusto ese aliciente ..
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Campirela, hay días que pesan mucho, pero siempre hay un rayo de luz.

    Besossss

    ResponderEliminar
  3. Me pareció muy potente a pesar de la tristeza que destila.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. vengo a leer tu texto, Maite. Comprendo esos días en los que el alma pesa como si llevara losas en las pestañas y, hay otros, donde el sol es una cálida caricia y es el viento el que se disfruta como una pluma.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien plasmado lo mustio en la prosa, y ese aliciente que nos invita a no dejar la batalla por la felicidad.
    Saludo

    ResponderEliminar


Gracias por tu compañía :-) *Gin